Seguime

Mentira primera

Te mentiría si te dijera que solo quería un abrazo, estar cerca tuyo, hablar. Te engañaría, también, si te dijera que buscaba que fueras mío. Lo que anhelaba era enfermarme de vos, tenerte hasta hartarme y seguir viéndote conmigo, ansiaba algo atemporal y ajeno a todo lo demás, una incógnita en la que nosotros seamos lo único develado, solo nosotros y miles de X al rededor yertas, estáticas, sin importancia.
Pero los ideales ideales solo son, y para una realidad así hacen falta dos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario